martes, 18 de enero de 2011

your hand in my hand






photography by toshi

El mar comienza en mí. Una pequeña gota me sumerge y me hace dejar de estar en movimiento. Siento cada ir y venir, cada ola, porque es aquí donde debo estar, quieta, escuchando el aire que a veces olvido. Hay tantos momentos al día, tantas ideas y obligaciones que he decidido no ponerme excusas y recuperar el tiempo que lleva mi nombre, ese que espera a que me de cuenta de que esto sube y baja a cada paso que doy. Mi ventana se encuentra a un paso del agua, casi puedo tocarla, pero a veces decido huir y cierro la cortina para no pensar en nuestra antigua casa, aquella que tuvimos que abandonar hace años, que tanto me gustaba. Las flores crecían en cada grieta y el jardín nos nacía dentro como un secreto que se murmura antes de entrar a un lugar nuevo. Aún hoy recuerdo el sonido del viento entre los árboles, lo que nos gustaba desayunar haciéndonos un hueco entre la hierba alta. En esos años conquistamos momentos que nos hablaran por siempre de lo felices que podemos ser en la distancia. Porque allí donde vayamos seguirán creciendo lugares,por eso sé que ha llegado el momento de mirar despacio cada objeto y sorprenderme. Lo que importa volverá a mi y debo estar atenta para dejarme abrazar fuerte, muy fuerte...

12 comentarios:

lita lili dijo...

me perderia para siempre en tus relatos, las fotos una preciosidad, como todo lo que haces siempre

saludos!

Engra dijo...

que bonito...

Clementine dijo...

Como me encanta leerte.
Aquellos años en los que erais los reyes del mundo sin daros cuenta.

Tula Malcriada dijo...

Precioso texto y preciosas fotos. Me perdería...

jesus dijo...

Siempre crecerán las flores, como pequeñas lucecitas en la oscuridad. Siempre ha sido así, y aunque las ventanas lleven tiempo sin abrirse, y la mecedora del porche tenga algo de polvo acumulado, la casa sigue en pie.

Zazish dijo...

No sé si te he dejado algún comentario, pero tu blog es estupendo, todas las entradas tienen algo chispeante.

Flaviani Revolution. dijo...

Qué bonito leerte, sea la hora que sea, me encanta

María [emes] dijo...

lindas palabras,com siempre.....

tránsito inicial dijo...

Por esa razon me fascinan tanto las antigüedades, me encanta observar e interpretar sus marcas para que nos cuenten su historia, y lo muy sorprendente que puede resultar al indagar en ella.

Me gusta lo que escribes.
Un saludo

etco dijo...

Hermoso! como siempre...

Gabriela Amanda dijo...

Que hermoso relato, que hermosas fotos que hermosa frase ( El mar comienza en mi... Perfecto)
un abrazo.

O happy day! dijo...

Cada vez que te leo se me pone la piel de gallina... ais que bonito...
Silvia