lunes, 21 de marzo de 2011

the other (1972)

















 a film by Robert Mulligan

Convéncete, estamos juntos, nadie podrá separarnos, somos uno y estamos en todas partes. ¿Recuerdas el gran juego? Hazlo ahora, cierra los ojos y siénteme dentro, es sencillo, fluyo a partir de ti, crezco y me alimento de todo aquello que todavía no comprendes. No tengas miedo esto es normal, el pozo está oscuro y el frío me hace sentir pequeño, me hace sentir que tú ganas y eso no me gusta. Soy el hermano mayor y tienes que escucharme, aunque no quieras oír. Ellos no saben nada, Papá está muerto y mamá tiene miedo a la realidad, como todas las madres demasiado guapas. Por eso sírvele el té, lee para ella y llévale flores para que se sienta querida ahora que está sola y tiembla, no queremos que mamá llore ni que nadie sepa la verdad del todo, ¿verdad hermanito?. El anillo es tuyo, pero escóndelo, ellos pueden darse cuenta y entonces habría que volver a empezar con las malas costumbres. El granero, la oscuridad y entre todo ese heno algo perverso que espera que el ciclo de la sangre comience y todo eso debería poder evitarse, pero los adultos son curiosos, preguntan y se creen con derechos, sí derechos sobre nuestros secretos y eso sí que no vamos a permitirlo. Así que no seas tan miedoso y haz lo que haría yo, después de todo tengo más experiencia que tú y la vida nos irá bien si me escuchas, si hablas conmigo...no hay espacio ni tiempo en este ahora tan nuestro, porque yo existo en ti y eso me basta. Ven aquí hermanito, hay mucho por hacer, primero.... y después...y tal vez si...

(el niño ríe, mira muy fijo el hueco vacío de sillón algo raído, nunca ha sido tan feliz, nunca...)

** Este fin de semana vi está magnífica película, amo el cine y nunca dejo de alimentar mis ganas con películas que me hagan sentir el golpe, el efecto de que algo ocurre más allá del terreno convencional, de las familias felices y los pasteles recién horneados. Así que me atreví con algo como esto, un plato fuerte que habla de la dualidad y la pérdida como forma de alimentar al otro, a ese que ya no está y que no somos capaces de dejar atrás. **

3 comentarios:

Acoustic dijo...

apenas recuerdo esta pelicula tan encantadora, aunque si que recuerdo el dia que la vi. tengo que volver a verla, gracias por recordarme peliculones que merecen la pena volvera verlos.
Un beso enorme y me encanto tu texto!!

mlle.Chen dijo...

No la he visto, pero la voy a añadir en mi lista ya!

Unbeso.

soniamarpez dijo...

que suerte tener alguien que te guía y te anima.

(si tú recomiendas la peli seguro que merece la pena, así que habrá que verla)