sábado, 19 de marzo de 2011

you can call my back






illustration by Rebecca Green

Los sábados todo comienza despacio y eso es justo lo que me gusta de vivir aquí, que apenas hay ruido y las horas pasan al ritmo que más me conviene. Recuerdo que hace apenas una semana yo no estaba en esta ciudad, estaba de vacaciones, y era como tener el cuerpo desajustado. Nuestra casa nos marca de forma invisible, las posturas al dormir, la hora del hambre, nuestra despensa repleta de nuestras cosas preferidas. Y es que estar de visita es maravilloso, recuperas la intimidad con otros,  hablas con alguien de cosas pequeñas en un café mientras afuera llueve y piénsalo, es hermoso dejar llover y tener las manos calientes. Ser de un lugar y no vivir en él tiene privilegios, atajos para llegar a lugares nuevos, olores del antes, secretos... pero cuando coges el tren y regresas al sur, al hogar de ahora, sabes que hay muchos motivos detrás de todos tus recuerdos que te dicen que el sol siempre te está esperando en los brazos de esa persona que vayas donde vayas siempre espera tu regreso. 

(springtime is coming )

9 comentarios:

Clementine dijo...

Son tan dulces tus palabras..
:)

Engra dijo...

Amor puro y duro. Maravilloso.

lita lili dijo...

no sabría estar sin los mios, me han gustado tus palabras

ameskeria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ameskeria dijo...

las ilustraciones me parecen una hermosura.
respecto al texo, es cierto que los reencuentros están llenos de magia, pero también están llenas de magia las aventuras :)

Iris Castro García. dijo...

que bonita descripción

Lyn Newhouse dijo...

Preciosas ilustraciones, todo un descubrimiento! Y maravilloso post ;)
Saludos!

Croissant Femme dijo...

Bendita la hora de vivir en un lugar así, aquí en el sur como tu dices, las horas pasan algo mas deprisa para mi ultimamente, aunque las tardes de café y dulces acompañan y me relajan un poco.

Un beso grande Anna :)

Dara Scully dijo...

Cuando sea mayor coleccionaré despensas llenas de mis cosas favoritas.



pd: te dejo galletas,
para que las guardes
en el estante alto.